Exposición de Natalia Simal
Recreo Coworking es un espacio multidisciplinar de trabajo compartido en la Calle Miguel Servet nº 11 en Zaragoza
Coworking en Zaragoza, Centro de trabajo en Miguel Servet 11.
1323
post-template-default,single,single-post,postid-1323,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,et_bloom,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Exposición de Natalia Simal

Exposición a partir del 31 mayo de la artista zaragozana, afincada en Holanda en la sala Pop up de Recreo Coworking.

Inauguración el Viernes 31 de Mayo a las 19 horas en Recreo Coworking.

Duración:

Del  31 de mayo al 13 de junio de 2019.

El día 31 de mayo inauguraremos la exposición de la artista zaragozana Natalia Simal, que actualmente se encuentra viviendo en Eindhoven, Holanda. Nos complace mucho recibirla en nuestra sala de exposiciones pop up, y a buen seguro que su propuesta no pasará desapercibida.

Hemos hablado con ella para que nos cuente un poco más, acerca de su obra y de sus influencias e inspiraciones a la hora de desarrollar sus ideas.

Hola Natalia, muchas gracias por exponer en nuestro espacio, primero de todo, y para empezar háblanos un poco de ti, y de tu propuesta en recreo coworking.

Gracias a vosotros, me encanta vuestro espacio así que esta es una gran oportunidad para exponer, además siendo en mi ciudad me hace más ilusión.

Con respecto a mi trayectoria decir que tengo un bagaje un tanto variado. Aunque estudié diseño industrial nunca he trabajado como tal porque el diseño de productos en serie nunca me interesó realmente. Sin embargo, no me di cuenta de esto hasta tras acabar dicha carrera, por lo que continué mis estudios en Barcelona como diseñadora de mobiliario, orientándome más hacia diseño de espacios y ambientes.

Desde ese momento y sin tener claro todavía en qué especializarme me convertí más en una diseñadora multidisciplinar y polivalente, en parte también por la necesidad de tener que adaptarme a nuevos lugares.

Mi propuesta para Recreo es una serie de pósters en gran formato, impresos en una antigua prensa Johannisberger del 1906, una máquina enorme que de forma simple y mecánica da unos resultados increíbles. Los mensajes que plasmo en estos pósters son interpretaciones personales de pasajes que tomo de la novela “El descubrimiento de la lentitud”. El protagonista es un personaje especialmente lento en el hacer y en el pensar, pero el cual logra desprenderse de esta connotación negativa y demostrar que su profunda reflexión de la situaciones y su perseverancia suplen con creces la perspicacia o la rapidez de otros: “Tenía el valor de parecer tonto hasta que se revelaba listo”, es un ejemplo de estos extractos.

Actualmente, estás viviendo en Eindhoven, pero antes estuviste en Irlanda, Barcelona, Madrid, Inglaterra, Portugal… cuéntanos con qué ciudad te quedarías, qué te ha llevado a cada una de ellas y tus planes de futuro.

¡Me quedo con Madrid! Allí es donde me siento como en casa. El resto de lugares han sido interesantes durante un cierto periodo. Sobre todo me llevo de Londres esa la fuente inagotable de inspiración que te arrastra, debido puede ser, a esta fascinación mía por las grandes ciudades. De Madrid y de Lisboa, aunque en esta segunda no estuve mucho tiempo, me llevo la cultura y la belleza de cada rincón, el disfrutar de las pequeñas cosas y el conectar tan fácilmente con la gente.

En Eindhoven, aunque siendo un panorama totalmente distinto, me ofrece más posibilidades para crecer profesionalmente, ya que hay más aceptación de nuevas ideas y más visión hacia el futuro. Y, por supuesto, también más capacidad para invertir.

 ¿Cuáles son tus técnicas favoritas de composición y en qué ámbitos te sientes más cómoda?

Me atraen las formas sencillas y geométricas, por ello también que me guste el diseño gráfico y la tipografía, las obras abstractas. Las texturas y las irregularidades de los materiales, el reciclaje y transformación de objetos. Me gusta explorar y el fin no suele ser el acabar la obra, si no el proceso en sí. El collage o el boceto sería el ámbito en el que me siento más cómoda y añadiendo el letterpress consigo resultados inesperados. Me gusta tocar los materiales y aprecio el papel más que los formatos digitales.

¿Tienes alguna obra o artista de referencia a la hora de abordar tu trabajo o prefieres no recibir demasiada influencia de fuera?

No tengo una influencia concreta, lugares o diseñadores a lo largo del tiempo que he ido descubriendo, sí. Hoy en día la inspiración viene desde Sectie-C, un área industrial en Eindhoven reutilizada para estudios de artesanos, diseñadores, arquitectos, todos juntos en un mismo área enorme. Mi taller favorito es Mizdruk, con Jan-Willem a la cabeza, un carismático impresor y buen amigo, gracias al cual puedo experimentar con las tintas y las máquinas. Siguiendo mis ideas y su intuición siempre salen cosas interesantes y visualmente muy atractivas.

Recibir una carta de Mizdruk (en holandés, significa “error de impresión”) significa que tienes una obra única en tus manos, llena de fuerza y mensajes comprometidos de alguna manera codificados. Si él no me hubiera abierto las puertas de su taller probablemente ahora estaría haciendo cosas mucho más aburridas.

 

Sabemos que ha estado montando stands y colaborando en instalaciones y ferias por Europa, qué destacarías de estos eventos, qué ves de positivo en ellos y qué crees que se podría aplicar a nuestra ciudad para quizá estar más en vanguardia.

Previo a Holanda las ferias en las que he participado estaban orientadas al comercio, a vender en pequeña o mayor escala. Ahora aquí en Eindhoven, el planteamiento es diferente y se centra más en qué creas o que propones que se pueda aplicar en el futuro en lugar de en qué vendes. Realmente, creo que esta esperanza en mejorar el futuro a través del diseño o el arte es la clave. A su vez, el hecho de que nadie esté solo, el formar colectivos y equipos de personas con perfiles diversos hacen posible que las ideas no se queden tan sólo en eso. Yo creo que es clave el promover la cultura en todo tipo de ámbitos, pero más a través de una forma activa (el participar, haciendo) que de pasiva (sólo visitando u observando). Por ello pienso en talleres, charlas, invitar a artistas a dar a conocer sus obras, mezclar disciplinas de alguna manera para interconectar gente con experiencia técnica con otros tipo de perfiles más artísticos, etc.

¿Crees que el arte sigue teniendo esa capacidad de emocionar y de transmitir sentimientos o se está perdiendo un poco con la sobre carga de estímulos de las redes y digitalización del mundo?

En efecto, creo que estamos saturados de estímulos y que pasamos demasiado tiempo conectados. Esto nos insensibiliza haciendo que se nos pasen por alto las cosas bellas. También, la mayor parte de la energía se nos va ya que estamos absorbidos por el trabajo. Por eso, el arte nos ayuda a evadirnos, es una vía de escape, un respiro. Sugiere nuevas sensaciones y te da una nueva perspectiva de las cosas. Reservar un rato al día para hacer algo que te guste o algo creativo creo que es una buena idea para volver a conectar contigo mismo, ya sea visitando un museo o leyendo un libro, escuchar un disco o pasear a tu perro sin prisas.

Bueno, sin más, muchas gracias de nuevo por atendernos y exponer en nuestro espacio y te veremos el día 31 en Zaragoza.

Fotografía de portada por: Vanesa Fernández.